lunes, 13 de julio de 2020
Select language:
Buscar
Valoración de empresas

Conocer el valor de la empresa es importante, bien cuando se va a analizar una posible compraventa, bien cuando se va a acometer la sucesión en la empresa o simplemente se acude a una institución financiera en busca de financiación. Nuestros informes de valoración se adaptan a las necesidades y objetivos de nuestros clientes y reflejan, partiendo de la historia de la empresa, la capacidad de crear valor en el futuro. Si tiene interés en valorar su empresa contacte con nosotros y personalmente le ampliaremos la información.

 

¿Qué ofrece ACTA?

En ACTA ofrecemos dos modalidades de informe de valoración con objeto de adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes:

  1. ACTA ESTANDAR:

    El informe de valoración estándar, determina el valor de la compañía mediante los métodos de DFC y múltiplos de valoración si fuera posible su aplicación.

    Para su elaboración será necesario contar con los estados financieros históricos. También se solicitará alguna información adicional de carácter no contable y que permita un conocimiento más detallado de la empresa.

    Este informe es adecuado para determinar de forma muy aproximada el valor de la compañía, tomar decisiones sobre inversión, entrada en el capital de una compañía, conocer la evolución del valor, etc.

  2. ACTA A MEDIDA:

    En la valoración a medida se determinará el valor de empresa empleado aquella metodología de valoración y técnicas más adecuadas para cada uno de los casos. Se requerirá una información exhaustiva de la compañía tanto en su aspecto cuantitativo como cualitativo. Además se establecerá el marco sectorial donde la empresa desarrolla su actividad.

    El enfoque a medida será además necesario cuando se trate de evaluar operaciones de compraventa, fusiones, adquisiciones, valoración de intangibles (patentes, marcas,…), cuando se trate de grupos societarios, start up’s, o casos con particularidades muy específicas.

¿Qué es una valoración de empresas?

La Valoración de Empresa es un conjunto de técnicas encaminadas a obtener un valor cuantitativo de una empresa, mediante la aplicación de diferentes metodologías que contemplan criterios intrínsecos y extrínsecos de la compañía, económicos y sectoriales.

¿Por qué valorar su empresa?

Un informe de valoración es una herramienta relevante en los procesos de fusión, compraventa, entrada de nuevos socios, obtención de financiación, valoración de herencias, en concursos de acreedores, como segunda opinión de valoración y otras situaciones como se describen a continuación. También es recomendable, y aunque no concurran las circunstancias mencionadas, realizar una valoración periódica, con el objeto de conocer si la evolución de la empresa está creando valor para los accionistas.

Objetivos perseguidos en una valoración de empresa:
Transacción Objetivo
Operaciones corporativas
Fusiones Establecer la relación de intercambio. Opinión independiente.
Adquisiciones Determinar el rango de valor para la transacción. Opinión independiente.
Desinversiones Conocer un rango de valor para estimar si la desinversión es oportuna.
Políticas retributivas Medir el crecimiento de valor de la empresa para aplicar la política retributiva de los trabajadores y directivos.
Asignación de precios Asignación de precios a activos intangibles.
Análisis del deterioro Analizar la necesidad de la dotación de provisiones en base a la NIC 36.
LBO y MBO Los inversores suelen requerir una valoración previa.
Refinanciaciones Análisis de solvencia.
Operaciones corporativas Protección de los accionistas minoritarios.
Valoraciones periódicas Planificación. Guía al Consejo de Administración. Prevención ofertas.
Relaciones con accionistas
Conflictos Análisis del impacto en el valor. Procesos de índole legal.
Exclusión minoritarios Valoración independiente en la realización de OPAs de exclusión.
Transmisiones Valoración independiente para asegurar protección a minoritarios.
Salidas a Bolsa Conocimiento de los value drivers. Negociación con los suscriptores.
Acuerdos compra-venta Establecer y actualizar las condiciones del acuerdo.
Divorcios Establecimiento del valor razonable.
Herencias Establecimiento del valor razonable.

Cómo se valora una empresa

En la valoración de empresas hay principalmente tres tipos de metodologías.

Por un lado está el método de descuento de flujos, que implica utilizar planes de negocio elaborados a partir de la experiencia del equipo gestor y contrastado mediante métodos probabilísticos. Los flujos de caja obtenidos son descontados con tipos de descuento que consideran variables tales como las primas de riesgo del propio negocio y del sector al que pertenecen, los tipos impositivos y los tipos libres de riesgo.

El nuevo Plan General de Contabilidad 2007 (apdo. 5º normas de valoración) y las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC 36, NIIF3, NIC 39 y otras), consolidan, el DFC como método para valorar empresas y negocios (Unidades Generadoras de Efectivo).

Además es el método recomendado por el International Valuations Standars Council (IVSC), y es el método previsto en las resoluciones y normas técnicas del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas dependiente del M.E.H.(Norma técnica 34).

Por otra parte, está el método de multiplicadores, que implica comparar ratios de la empresa (EV/EBITDA, EV/Ventas,…) con ratios de empresas de similares características.

En una reciente encuesta sobre los métodos de valoración utilizados por valoradores (1), la frecuencia de uso de estos métodos es:

  • 3 - siempre
  • 2 - a menudo
  • 1 - raramente
  • 0 - nunca
  • Todos los analistas utilizan DFC y múltiplos.
  • ¿Qué técnica es la más importante?
    • El 72% de los participantes utiliza el Descuento de Flujos de Caja como primer método.
    • Sólo el 24% opta por múltiplos.

(1) Journal of International Financial Management and Accounting

Por último, cabe destacar el método de suma de partes, que implica valorar el conjunto de activos de las compañías, incluyendo sus activos tangibles e intangibles.

A continuación exponemos la clasificación que realiza Pablo Fernández sobre los diferentes métodos de valoración:

Principales métodos de valoración
Balance Cuenta de Resultados Mixtos Descuento de flujos Creación de valor Opciones
V. Contable Múltiplos de … Clásico Free Cash Flow EVA Black Scholes
V. Contable ajustado … Beneficios Unión expertos europeos Dividendos Beneficio Económico Ampliación Proyecto
V. Liquidación … PER Renta abreviada APV CFROI Op. Invertir
V. Sustancial … Ventas … Otros Capital cash Cash Value Added Usos alternativos
… Otros … Otros
… Otros … Otros … Otros

Principales diferencias en la valoración entre pequeñas y grandes empresas

  • Estados Financieros: los estados financieros de las grandes empresas suelen ser objeto de revisión periódica y auditoria, siendo una herramienta fundamental de gestión. Por el contrario las empresas cuanto más pequeñas suelen llevar una contabilidad únicamente con fines legales, no siendo una prioridad en la gestión.
  • Criterio de caja vs criterio de devengo: Gran parte de los negocios o pequeñas empresas emplean como sistema de registro el criterio de caja, frente a las empresas de mayor envergadura que aplican el principio contable de devengo.
  • Información histórica: En general se puede decir que cuanto mayor es la empresa mayor suele ser su histórico, mientras que las empresas pequeñas sueles tener pocos años de recorrido.
  • Propiedad y gestión de la empresa: En grandes empresas propiedad y gestión suele recaer en personas distintas, frente a las pequeñas, en las que suele coincidir.
  • Operaciones de venta: En pequeños negocios suele darse la venta o transferencia de activos, mientras que en empresas de mayor envergadura se produce una transferencia de acciones o participaciones.
  • Función del Propietario / Gerente: Cuanto más pequeña es la empresa mayor el papel y función del propietarios de la empresa.
  • Compensación a los propietarios/gestores: Cuanto mayor es la empresa la remuneración de sus directivos suele aproximarse más a la media del mercado, mientras que las empresas pequeñas tienden a pagar a sus propietarios lo que se pueda pagar, lo que puede estar por encima o por debajo de un precio de mercado.
  • Las políticas contables: Las pequeñas empresas suelen llevar tener un único conjunto de estados financieros, normalmente orientado a minimizar el impacto fiscal. Las empresas más grandes suelen manejar varios formatos de reporting financiero en función de la naturaleza de la necesidad de información.
  • La complejidad de la estructura de capital: La estructura de capital está definida por el capital más la deuda financiera. Las entidades más pequeñas tienden a tener estructuras de capital más sencillas, y cuanto mayor es la empresa tiende a ser más compleja. La complejidad suele venir de la mano de los diferentes instrumentos financieros a los que las grandes empresas suelen tener mejor acceso.
  • Datos comparables: Cuanto menor sea el tamaño de la empresa, menos los datos de transacciones comparables públicas se pueden obtener que están disponibles al público, mientras que para las valoraciones de las grandes empresas, resulta muy sencillo obtenerlas de empresas que cotizan en bolsa.

 

Valoración de intangibles

El DFC es el método más frecuentemente utilizado. Concuerda con los principios financieros de valoración de activos:

  • Basado en los flujos de caja que se esperan generar con el activo intangible.
  • Considera el valor total del activo.
  • Refleja incertidumbre.
  • Considera el riesgo.
  • Refleja el impacto de decisiones.
  • Transmite un mensaje claro.
  • Permite incorporar el proceso de aprendizaje.
  • Es flexible.